Cirugía de Retina

Agujero Macular

¿Qué es un agujero macular?
La mácula es la estructura anatómica de la retina encargada principalmente de la visión central (la visión que utilizamos al leer, mirar la televisión o reconocer caras). El agujero macular es un defecto o rotura de tejido localizado en la zona central de la mácula (fóvea) que provoca un defecto de visión central (escotoma) o una zona de visión borrosa en el centro del campo visual.
Los agujeros maculares suelen estar relacionados con la edad, aunque también pueden ser secundarios a traumatismos oculares.

Tipología
Existen principalmente dos tipos de agujeros maculares:

  1. Agujeros maculares completos: afectan a todas las capas de la retina y conllevan una mayor pérdida de visión.
  2.  Agujeros maculares lamelares: afectan solo a unas capas de la retina y no tanto a la visión. A veces, pueden estar asociados a membranas epirretinianas.

Causas
El humor vítreo está adherido a la retina. Con la edad sufre un proceso de degeneración y puede acabar por contraerse y desprenderse de la retina. Una de las áreas a las cuales se encuentra más adherido es la mácula y cuando se producen estas contracciones puede llegar a provocar un agujero macular.

Principales factores de riesgo
El principal factor de riesgo es la edad, pero también hay otros:

  1. Pacientes con miopía elevada, superior a seis dioptrías.
  2. Pacientes con traumatismos oculares.
  3. Pacientes que han tenido agujero macular en su otro ojo tienen 10-15 % más de riesgo.

Síntomas
Los síntomas relacionados con el agujero macular se inician gradualmente. En los estadios iniciales podemos encontrar la visión ligeramente distorsionada o una niebla en el centro de la visión. Con la evolución, la visión empeora y se puede notar distorsión en las líneas rectas y, sobre todo, pérdida de la capacidad de lectura. Al final del proceso puede llegar a ser muy difícil realizar cualquier tarea de visión central con el ojo afectado.

¿Cuál es su tratamiento?
Es indispensable un examen oftalmológico completo que incluya las siguientes pruebas: una angiografía con fotografía color del fondo de ojo y una tomografía de coherencia óptica (principal examen para este tipo de patología).
A pesar de que algunos agujeros maculares en estadios iniciales se pueden cerrar solos, la gran mayoría de los casos requiere microcirugía.
El procedimiento quirúrgico consiste en realizar una vitrectomía posterior para remover el gel vítreo de dentro del ojo, eliminar la hialoides posterior y disecar y extraer una membrana extremadamente fina llamada membrana limitante interna, para facilitar el relajamiento de la retina y que los labios del agujero macular puedan posarse nuevamente sobre el epitelio pigmentario. Posteriormente se llena el ojo con gas para que este mantenga una presión sobre la retina que permita que el agujero macular se cierre. La cirugía se realiza con anestesia local, por lo que el paciente puede regresar a su casa después de la cirugía. El cierre del agujero y la visión obtenida dependerá del tamaño en el momento de la cirugía y del tiempo de evolución del mismo.