Cirugías

Cirugía de glaucoma

  • Cirugía láser para el glaucoma, cirugía filtrante: La cirugía comprende ya sea tratamiento láser o un corte en el ojo para reducir la presión intraocular. El tipo de cirugía dependerá del tipo y la gravedad del glaucoma y de la salud general del ojo.
    La cirugía puede ayudar a bajar la presión cuando los medicamentos no bastan. Sin embargo, no puede revertir la pérdida de la visión.
  • Colocación de dispositivo express: El implante ExPRESS es un dispositivo no valvulado de acero inoxidable con una pestaña distal que previene que penetre en exceso y un espolón proximal que previene su extrusión. Su tamaño es de 2-3 mm de largo y 0,4 mm de diámetro. Este dispositivo presenta una alta biocompatibilidad que evita la fibrosis cicatricial, causa más frecuente del fracaso de las técnicas filtrantes.
    Al igual que en la trabeculectomía, la colocación de dicho implante genera una comunicación directa entre la cámara anterior y el espacio subconjuntival a través de un tapete escleral. Como en el resto de las cirugías filtrantes el uso de antimetabolitos estaría indicado para prolongar la vida del procedimiento quirúrgico.
  • Colocación de válvula: Consiste en colocar un tubo en el interior del ojo que permitirá la salida del humor acuoso hacía el exterior, se utiliza en glaucomas de difícil control o tratamiento y cuando otros procedimientos no han logrado un control efectivo.
    La válvula de ahmed es la más utilizada en el mundo, es la que cuenta con el mayor respaldo científico y está aprobada por la FDA desde 1993. Esta válvula es un dispositivo artificial que drena el humor acuoso hacía el espacio en la conjuntiva a través de un tubo de silicona con un diámetro externo de 0.6 mm y un diámetro interno de 0.3 mm. Este plato contiene un mecanismo valvular, el cual se colapsa a una presión de 8-10 mm de Hg.
    Es un procedimiento más costoso que la cirugía convencional o trabeculectomia pero puede ofrecer mejores resultados y representa una ventaja ya que el riesgo de hipotonía profunda y el aplanamiento de la cámara anterior en el postoperatorio inmediato es menor comparado con la trabeculectomía.
    Es importante recordar que este tratamiento esta reservado para casos de difícil control y que siempre es importante evaluar la posibilidad de otras alternativas de tratamiento.