Cirugía de Pterigion con autoinjerto de conjuntiva

Dr. Marcel Bouvier

El Pterigion es un crecimiento anormal de células de la conjuntiva. Esta tumoración (de características benignas, no cancerígena), que crece a partir de la conjuntiva, puede llegar a tener un aspecto sobre elevado importante. La conjuntiva es la membrana transparente que cubre la parte blanca del ojo, llamada esclera o esclerótica. El Pterigion puede formarse hacia el lado nasal o temporal y puede estar presente en uno o ambos ojos. Adopta una forma triangular, con pequeños vasos sanguíneos en su superficie, y en su crecimiento se extiende hacia la córnea. Esto puede causar una disminución de la visión, ya sea por generar un astigmatismo o por llegar a cubrir el eje visual.

Los síntomas son variados: hay pacientes que no presentan ningún síntoma, otros suelen tener la sensación de cuerpo extraño en forma permanente, ya que la presencia del Pterigion no permite la correcta lubricación de la córnea. Otros pacientes pueden presentar ojo rojo con cierta frecuencia.

Las causas que producen el Pterigion no se conocen con claridad. Aunque se relaciona éste con la exposición a radiación ultravioleta (UV) proveniente del sol. Por lo tanto suele ser una patología más frecuente en las personas que se exponen al sol.
No existe un tratamiento a base de gotas (colirios) que hagan desaparecer este crecimiento anormal de células de la conjuntiva. Los colirios son utilizados para los momentos en que los síntomas incomodan al paciente. Éste se basa en la administración de lubricantes en sus diferentes presentaciones (ya sea en gotas o en forma de gel), y, en algunos casos, pueden administrarse colirios con corticoides por tiempos cortos y en forma vigilada, dados los posibles efectos adversos de los corticoides a nivel ocular.

CIRUGÍA.
Esta es la única forma de erradicar el Pterigion y sus molestos síntomas. Ésta consiste en su resección quirúrgica. Debe tenerse en cuenta que la principal complicación de la cirugía del Pterigion es su recidiva (es decir, que vuelva a crecer). El índice de recidivas aumenta cuanto más joven sea el paciente, y cuanto mayor sea su exposición a la radiación UV solar.

Para disminuir en forma drástica el índice de recidivas, existen técnicas quirúrgicas nuevas. Se obtiene un excelente resultado con la llamada resección del pterigion con auto injerto de conjuntiva.

¿En qué consiste la técnica del auto injerto de conjuntiva? Esta técnica se realiza con anestesia local (no es necesario una anestesia general), toma pocos minutos y el paciente la tolera en forma confortable, ya que no causa dolor.

Una vez que se ha resecado el Pterigion, se toma una pequeña sección de conjuntiva sana del mismo ojo del paciente. Esta sección sana se sutura sobre el lugar donde se resecó el Pterigion. Para ellos se utilizan suturas más finas que un cabello humano. Dichas suturas se retiran pocos días después de realizada la cirugía, momento en el cual el injerto se ha adherido a su lugar. Cabe destacar que el utilizarse la conjuntiva del propio paciente no hay ningún riesgo de rechazo del trasplante o injerto.