Cirugía de Párpados y Vía Lagrimal

Entropión.

Es la inversión del borde palpebral produciendo contacto de las pestañas con el globo ocular. Se presenta más frecuentemente en el párpado inferior. La causa más común es la senil o involutiva debido a la debilidad de los tejidos, también puede ser cicatrizal.
Produce grandes molestias, secreciones, ojo rojo, lagrimeo, incluso puede producir úlcera corneal con el consiguiente riesgo para el ojo.
El tratamiento es quirúrgico y se debe realizar sin demoras para evitar mayores complicaciones.
Existen múltiples técnicas quirúrgicas desde suturas eversoras hasta técnicas más invasivas y definitivas, se elegirá según las caratacterísticas de cada paciente, generalmente incluye la tira tarsal o fijación cantal lateral. Los casos cicatrizales requieren injerto de mucosa bucal. Se realiza con anestesia local y ambulatoria.

El ectropion es la eversión del párpado inferior de manera que las pestañas se alejan del ojo. La causa más frecuente es la involutiva o senil por debilidad de los tejidos. También puede deberse a una cicatriz que tracciona, a daño solar intenso o a paralisis facial. Produce irritación ocular, ojo rojo y lagrimeo. El tratamiento es quirúrgico, frecuentemente se realiza una tira tarsal que es la fijación del párpado al reborde orbitario lateral. Puede requerir en casos severos la reinserción de los retractores del parpado inferior. Si es cicatrizal con daño solar intenso y acortamiento de piel será necesario un injerto de piel que puede tomarse de parpados superiores o piel retroauricular (detrás de la oreja). Es una cirugía con anestesia local y ambulatoria.