Glaucoma: una enfermedad progresiva

Dra. Alicia Martínez
Con este artículo facilitado por la Dra. Alicia Martínez queremos advertir que el Glaucoma puede llegar a causar ceguera total si logra destruir el nervio óptico. Tratarlo a tiempo es fundamental, la dificultad es que no presenta síntomas hasta que genera daños severos.

El Glaucoma es la primera causa de ceguera. Sin embargo, es prevenible a través del diagnóstico precoz.

Como nos aclara las Dra. Martínez, el elemento más importante de riesgo es LA HIPERTENSION OCULAR, aunque no es la única causa.

Se trata de una enfermedad multifactorial, donde hay que tener en cuenta varios elementos predisponentes: edad, herencia, raza, hipertensión ocular y miopía, entre otros.

Ya que mencionamos el elemento predisponente LA EDAD, planteamos como consejo indispensable, que cada paciente a la hora de consultar por una presbicia entienda la oportunidad invalorable de evaluar sus ojos. Esto significa su tensión ocular, su fondo de ojo y si amerita, continuar su examen hasta descartar la presencia o no de riesgo de GLAUCOMA.

Luego del diagnóstico, es fundamental su clasificación: incipiente, moderado u avanzado. De esto depende el tratamiento que se va a establecer.

Como concepto, cuanto más avanzado encontramos el Glaucoma, más baja debemos lograr la presión ocular.

El tratamiento puede ser mediante colirios, hipotensores y diferentes modalidades de cirugía que se adaptan a cada paciente.

Luego de muchos años de experiencia clínica, hemos advertido sobre los riesgos de la enfermedad, donde es importante la detección temprana, pero sobre todo lo negativo de un tratamiento que se abandona y no cumple con las indicaciones médicas.

Concretamente nos referimos a la falta de adherencia con el tratamiento. Qué queremos decir con esto, que es importante tener un paciente cómodo con el tratamiento y sus efectos colaterales, para no abandonarlo.

En este punto es muy importante señalar la flexibilidad y la adaptabilidad de los especialistas a cada paciente. Escuchando, entendiendo y acompañando en el proceso a cada individuo.

Los objetivos son:
1) Mantener la visión del paciente
2) No modificar la calidad de vida.

Desde Clínica Oftalmovisión, les recordamos que el diagnóstico es rápido e indoloro, y el tratamiento puede ser con unas simples gotas que el mismo paciente puede aplicarse.