¿Le lloran los ojos?

Dra. Carla Varallo
Oftalmóloga Especialista en Vías lagrimales y párpados

El lagrimeo es un síntoma muy frecuente y puede tener muchas causas. El problema puede estar en el ojo por irritación, conjuntivitis o un cuerpo extraño que molesta y por esto hay un aumento de la formación de lágrima con el consecuente lagrimeo. En estos casos en general el ojo está rojo y arde o molesta incluso puede tener secreciones. Se debe tratar la causa que genera el problema ocular y se solucionará el lagrimeo.

Existe por otro lado otro grupo de pacientes que tienen un lagrimeo espontáneo pero sin dolor, el ojo está blanco y no molesta. En estos casos el problema está en la evacuación de la lágrima. Normalmente el ojo está lubricado por las lágrimas que se forman continuamente y se van evacuando por la vía lagrimal. Ésta última constituye un sistema de drenaje que se encarga de derivar las lágrimas desde el ángulo interno del ojo hacia la nariz y está compuesta por los puntos lagrimales, los canalículos, el saco lagrimal y el conducto lacrimonasal como se ve en el esquema (figura1).

Cuando existe una obstrucción a cualquier nivel de la vía lagrimal, la lágrima se acumula en el ojo y rebosa hacia la mejilla explicando el lagrimeo.
Hay niños que nacen con obstrucción de vía lagrimal por falta de permeabilización del sector inferior del conducto lacrimonasal. Estos bebés tendrán secreciones permanentemente y lagrimeo. Puede ser un problema de un ojo o de los dos. En general se resuelve espontáneamente antes del año ylos papás pueden ayudarlos con compresiones del saco. Se debe intentar evitar los antibióticos por ser un problema prolongado para no generar resistencias bacterianas con gérmenes más resistentes y agresivos. Generalmente es suficiente la higiene con suero fisiológico y las compresiones del saco pero si la infección es importante deben consultar un especialista que indicará antibióticos adecuados. Si no se resuelve espontáneamente se realiza un sondaje simple que es una cirugía sencilla que solucionará el problema la gran mayoría de las veces.

En el adulto también puede taparse la vía lagrimal a distintos niveles. Según dónde esté la obstrucción será la solución a plantear pero habitualmente son quirúrgicas. Si el párpado inferior es muy laxo -en general se afloja con la edad- deja de funcionar la vía lagrimal que necesita un párpado firme y debe repararse mediante un tensado o tira tarsal, esta es una cirugía sencilla y ambulatoria con muy buenos resultados. Puede cerrarse el poro lagrimal, lo cual se soluciona con una pequeña cirugía para abrirlo, se pueden colocar tutores de silicona para evitar que vuelva a cerrarse. Las obstrucciones canaliculares son más difíciles de solucionar, pueden verse por ejemplo luego de una conjuntivitis importante o sin causa aparente, requiriendo colocar un tubo de pirex que queda permanente en el ángulo interno del ojo comunicando con la nariz. Por último son muy frecuentes las obstrucciones del conducto lacrimonasal en adultos que requieren una cirugía que puede realizarse con antestesia local o general, formando una nueva vía lagrimal y dejando soportes de silicona.

Los problemas de vía lagrimal generan lagrimeo molesto que puede dificultar la visión y además pueden favorecer las infecciones tanto del ojo como del saco lagrimal, por esto es muy importante consultar con un especialista cuando la persona presenta lagrimeo, recuerden que la gran mayoría de las veces se soluciona fácilmente el problema.